viernes, 7 de noviembre de 2008

Y hace tanto frío...


¿Cuánto pesa un copo de nieve?
¿De qué color es un sueño?
¿Qué piensan la flores?
¿Qué susurran las estrellas?
¿A quién cuidan las hadas?
Éstas y muchas otras preguntas me las hago yo cuando me quedo mirando al gran amor de mi vida: El Mar.
Hoy por la tarde hacia las 7 pasé al lado del mar, y como soy muy especial y tengo una estrellita cuidandome allá arriba, sonó mi canción favorita, y se levantó una suave brisa que me traía el aire del mar... Y a mí no se me ocurrió otra cosa que apoyarme en la barandilla y quedarme mirando al infinito, con la luna y las nubes refejadas en un mar negro... mi reproductor de musica se apagó(por que anda escaso de pila) y allí me quedé, con el sonido arrullante de las olas...
El problema es que hacía demasiado frío y el aire del mar hacía que se me saltaran las lágrimas, asique comencé a caminar, alejandome cada vez más de él, por fin, me arrebujé en mi abrigo y decidí seguir mi camino...

4 comentarios:

Eos dijo...

Es muy bonito...
A mi siempre me gustó mirar al mar, cuando está tranquilo, cuando está picado ... Y oir el sonido de las olas...

Un cura dijo...

Ánimo con este blog, chica. Llegué a él por el post anterior, que me parece fantástico. Pero he decidido dejarte un comentario en este por lo personal y porque me identifico absolutamente contigo.
Además, enhorabuena por esa literatura que tienes.
Un saludo y ánimo, sigue así.

boreal dijo...

Hola Flor de fuego, estoy impresionado, Has conseguido que vuelva a creer en tu generación con la lectura de tu blog. Tienes capacidad para sacar adelante todo lo que te propongas cuando llegue el momento, ya que dentro de tí existe algo maravilloso.
Gracias. Espero tu siguiente entrada.

Mayka dijo...

me encantaría vivir cerca del mar,me encantan tus entradas.