jueves, 16 de octubre de 2008

¡¡Es war etwas, das mich nie ich vorstelte!! *

"Eine frage war geboren, gestorben tausend antworten"*

"Nació una pregunta, murieron mil respuestas"
Hola! ¿Qué lindo el gatito verdad?
Bueno pues no se si el gatito tiene algo que ver pero imaginaos que teneis ese lindo gatito (como diría Piolín) en el regazo y que lo acariciais, pero el gatito coge confianza y deja ver sus colmillitos y sus lindas garras...
¿dónde esta el gatito?
Por el contrario imaginaos que el gatito de los colmillos se os acerca y en vez de alejaros le mirais y le sonreis, entonces el gatito comienza a guardar sus uñitas y a disminuir sus colmillos.
¿dónde está el pequeño rey león?
Cómo dijo un día sabiamente Shrek >>las cosas aveces son más de lo que aparentan<< y es verdad, ¿cómo sabemos si el gatito que se nos acerca es realmente el que nos quiere hacer creer que es y no otro gatito muy distinto?
La respuesta es que no podemos saberlo, con ello no quiero decir que vayamos de inocentorros por la vida, pero sí que de vez en cuando deberíamos guaradr un poco las uñitas o disminuir el brillo de las alas (según el caso, yo no juzgo a nadie) y mostrarnos un poco más como somos, porque me hace mucha gracia que en el cole, o en el bus de por la mañana (sitios en los que puedo filosofar ampliamente y examinar a mis congeneres (supongo) humanos) que hay gente que -en mi no reparan mucho porque suelo llevar los cascos de Ipod- se muestra muy super-hiper-mega-genial y cuando el compi super-hiper-mega-chachi se baja y se ponen a hablar con su compañero de viaje original que había quedado un poco apartadillo, le cuentan toda la vida, errores, exnovios/as y escasos milagros de la vida del otro.
Es un poco fuerte ¿no? y aquí lamento decirlo pero mientras que nosotras lo decimos más en plan confidential ellos lo dicen más en plan jo*** al otro con ello no quiero decir que aveces no sea al revés ¿eh?
Un consejo, cuidad lo que decís en el bus, porque nunca sabes quien te puede estar escuchando ¿vale?
Lo digo por experiencia y no por que yo fuera la que hablara, sino por que (y esto lo cuento como anécdota curiosa) una vez unas chicas que no me conocían de nada hablaban de mí y de una amiga mía (y no es ninguna paranoia, es que es verdad) porque una chica, que por suerte no estaba allí no nos soporta (si, si en presente) y les lleno la cabeza de lindezas sobre nosotras, yo como buena gente me callé, bajé el volumen del Ipod y disfruté, creedme me reí como una enana ante la cantidad de fulas que esas tías soltaban por esa boquita que mejor estaba cerrada, y luego mi amiga y yo pasamos una agradable tarde partiéndonos de todo aquello.
Bueno, pasadlo bien y cuidado que las uñitas y los colmillos pinchan ^^!!
*tanto el título como la introducción están en alemán*

3 comentarios:

Eos dijo...

La gente en el autobús comenta de todo, hay como para escribir ya no novelas sino enciclopedias.
En cuanto a lo que dices de los chicos creo que tines bastante razón en este caso...Y luego dicen de nosotras

Schwan dijo...

Toda la razón, mi experiencia personal es que los chicos son bastante mas cotillas que nosotras.

En cuanto a la gente falsa; tanto como presumen de ser super-hiper-mega-genial; en nada todo el mundo las conoce; y, o bien no se creen nada de lo que dicen, o si las oyen, no las escuchan...

Mayka dijo...

a mi y ami mejor amiga también nos a pasado pero de vez en cuando no conviene callarse jeje.